El mayor regalo que puedes dar al mundo: reflexiones tras una charla con Lisa Nichols

Lisa Nichols

Lisa Nichols

Recientemente tuve la maravillosa oportunidad de escuchar a Lisa Nichols en directo. Mi mentora Maru Iabichela organizó esta charla para las alumnas de su maravilloso programa Infinite Receiving que te recomiendo si hablas inglés.

Por si no conoces a Lisa, es una personalidad en el mundo del crecimiento personal, y una inspiración para las miles de personas que ha ayudado a través de su empresa y sus eventos, sobre todo adolescentes en riesgo de suicidio.

He querido escribir este post porque la sola presencia de Lisa es profundamente transformadora. Su calidez y generosidad se sienten incluso antes de hablar. Para mí fue una experiencia muy reveladora y siento que no compartirla sería egoísta por mi parte.

Lisa es un claro ejemplo de una persona que vive su propio mensaje (“tu vida es tu mensaje”, dice Maru Iabichela). Cuando estás tan alineada con tu mensaje. cuando lo vives y respiras con cada célula de tu cuerpo, no necesitas ni siquiera hablar para transmitirlo, porque emana de cada poro de tu piel. Así es Lisa.

Nos habló acerca de las actitudes, hábitos y mindset que la han llevado de una situación de extrema pobreza, de tener que contar con ayuda social para poder alimentar a su hijo, a ser la CEO de una empresa millonaria. Sé que este tipo de historias pueden sonar mercantilistas y superfluas, la típica historia de madre soltera que ahora viaja en jet privado. Pero no, no es eso, te lo aseguro. El viaje de Lisa ha tenido como motivación su profundo deseo de servir a los demás.

La motivación

Precisamente nos habló de la importancia de tener un motivo, un para qué, que sea más grande que ti mismo. Más allá de ganar dinero y pagar las cuentas. ¿Cuál es tu para qué?

El para qué de Lisa es evitar el suicidio adolescente. Esa es la causa que la lleva a trabajar de forma incansable y es la razón por la cual comenzó trabajando desde su armario y continuó haciéndolo a pesar de todas las dificultades.

¿Cuál es tu causa? ¿Cuál es tu para qué?

Según Lisa, cuando tienes una visión acerca de lo que quieres conseguir también recibes las herramientas para llevarlo a cabo. Pero eso no quiere decir que siempre vaya a ser fácil. Tienes que estar dispuesto a seguir adelante, pase lo que pase. Pase lo que pase, tienes que estar dispuesto a hacer TODO lo que se requiere para conseguir lo que quieres, incluyendo:

  • Renunciar a lo que tengas que renunciar
  • Perdonar todo lo que tengas que perdonar (incluyéndote a ti mismo)
  • Correr todos los riesgos que tengas que correr
  • Pedir lo que necesites
  • Y amar incluso lo que no es digno de amor (love the unlovable), incluyendo cada aspecto de ti mismo.

Si no tienes claro cuál es tu para qué, te recomiendo leer este post y hacer el ejercicio que te propongo.

 

Tener una misión que vaya más allá de alimentar a tu familia es fundamental si quieres conseguir grandes cosas.

Pase lo que pase

Cuando nos comprometemos con una misión más grande que nosotros mismos estamos preparados para llevar a cabo nuestra misión pase lo que pase. Porque van a pasar cosas que podrían distraerte de tu misión. Habrá obstáculos. Habrá momentos duros. Pero si tu visión es lo suficientemente fuerte, podrás superarlos sin perder tu enfoque.

Los miedos

Todos tenemos nuestros miedos. El miedo no es otra cosa que una proyección de un futuro que ni siquiera sabemos si va a ocurrir o no. Si te dejas encoger por el miedo, estás permitiendo que una posibilidad, que ni siquiera es real, te aleje de tu misión.

¿Vas a permitirlo?

Los miedos siempre van a estar allí. Actuamos a pesar de ellos.

Las críticas

Uno de los principales miedos a los que nos enfrentamos los agentes de transformación es el miedo a la crítica, sobre todo cuando se trata de conseguir una mayor visibilidad.

Ser más visibles implica también la posibilidad de que a algunas personas “no les gustemos”.

Pero cuando se trata del miedo a las críticas, según Lisa “pasamos más tiempo fuera de nuestras cabezas y nuestros corazones, tratando de manejar lo que otras personas puedan estar viendo en nosotros”, que el tiempo que pasamos trabajando por conseguir nuestra visión.

Y lo peor de todo es que, hagamos lo que hagamos, no podemos controlar lo que los otros piensen de nosotros. Lo que sí puedes controlar es lo que haces TÚ con tu vida.

“Los que los otros piensen de ti no es asunto tuyo”. Tú sigue adelante y enfócate en tu misión.

La impaciencia

Queremos conseguirlo todo ahora. Lo que no sabemos es que tenemos una capacidad de recibir que es como un contenedor que tiene un tamaño específico. En realidad el contenedor es infinito, pero lo encogemos con nuestros miedos y creencias limitantes. De manera que si tu contenedor tiene una capacidad de un litro, y la vida te envía dos litros, ¿qué va a pasar? Tu contenedor no puede contenerlos.

Lisa nos dio como ejemplo el momento en que la entrevistó Oprah Winfrey. Ella hubiese querido que eso sucediera 10 años antes, pero 10 años antes no hubiese podido manejar los más de ¡9 mil! emails que recibió a raíz de esa entrevista.

¿Conclusión? Prepárate día a día para agrandar tu contenedor, y no pierdas el enfoque.

Si quieres saber más sobre cómo agrandar tu capacidad de recibir, y te manejas bien en inglés, te recomiendo el curso de Maru, Infinite Receiving. A mí me ha cambiado la vida.

El mayor regalo que puedes dar al mundo

Lisa Nichols

 

“Eres un milagro irrepetible”. Nadie tiene tus huellas dactilares. Nadie tiene tu ADN. Nadie ha tenido tus experiencias. No hay ni habrá nadie como tú. ¡No te pases la vida tratando de ser una copia de ti mismo!

“El mayor regalo que puedes dar al mundo es la persona que eres, no la que crees que los demás quieren que seas”.

Esta fue una de las frases más reveladoras que le escuché a Lisa.

Espero que te sirva a ti también.

¿Qué es lo más valioso que te llevas de este post? Deja tu comentario 🙂

Deja tu comentario