Descarga gratis el Decálogo del Agente de Transformación

Consigue la mentalidad, la motivación y el impulso que necesitas para hacer crecer tu negocio y transformar más vidas, siempre desde tu autenticidad

Las mamás emprendedoras tenemos un doble desafío. Queremos hacer crecer nuestros negocios sin descuidar a nuestros niños. Trabajar desde casa tiene muchísimas ventajas y es cierto que nos permite estar con nuestros hijos mucho más que si tuviésemos un horario que cumplir, pero, no nos engañemos: también supone un gran reto. A menudo se hace difícil encontrar un equilibrio entre el trabajo y los niños, sobre todo cuando son pequeños y aún nos necesitan.

A petición de las mamás emprendedoras que me siguen, en este capítulo te cuento mis mejores trucos para tenerlo todo, un negocio exitoso y unos niños felices, y lo más importante: manteniendo tu propio equilibrio y bienestar.

Mi experiencia como mamá emprendedora

Mis hijos son la razón por la que me decidí a emprender. 

Jamás se me había pasado por la cabeza la idea de que yo podía tener un negocio propio. Nunca tuve una mentalidad empresarial. Cuando me quedé embarazada de mi niño mayor, que ahora tiene 9 años, todo mi foco estaba puesto en mi carrera literaria. Estaba terminando mi primera novela y para mí no había nada más importante.

Pero, cuando supe que esperaba un bebé, mis prioridades dieron un giro de 180º y de pronto me encontré pensando en el momento en el que tuviese que dejar a mi bebé para salir a trabajar. No quería dejarlo a cargo de terceras personas. Fue así como empecé a investigar cómo generar ingresos desde casa, y me encontré con el mundo del blogging y el marketing digital.

Abrí mi primer blog “profesional” cuando mi bebé tenía cerca de un año. Cuatro años después llegó mi segunda hija…

En ese lapso me hice conocida como bloguera, creé una audiencia, cambié de nicho, lancé mi primer curso online, hice crecer una lista de cerca de 6 mil suscriptores y unos 8 mil seguidores en mi fanpage, y dejé mi trabajo fuera de casa para dedicarme en exclusiva a mi negocio, sin dejar de cuidar a mis niños.

De manera que he pasado por todas las etapas 😉

He trabajado con una mano mientras sujetaba a mis bebés a la teta.

He ido con el ordenador por toda la casa persiguiendo a una criatura que empezaba a gatear mientras intentaba terminar una oración de un post.

He trabajado en el suelo, en el parque, en la sala de espera del pediatra, en casa de los abuelos, en el baño mientras los niños salpicaban en la bañera…

Vamos, igual que tú, si eres una mamá emprendedora.

Y aquí estoy. He logrado sacar adelante mi empresa. Ahora tengo a dos personas en mi equipo, he ayudado a miles de agentes de transformación, he viajado a eventos, he creado varios programas exitosos… Y tú también podrás hacer todo lo que te propongas.

Porque sí se puede tenerlo todo. 

¡Que disfrutes este episodio!

 

PD- No hace falta que intentes hacerlo sola. Únete a El Círculo, mi Club de Emprendimiento Online para Agentes de Transformación. Si bien no es exclusivo para mamás, la mayoría lo son y podremos acompañarte en este camino mientras te formas con expertos del marketing y los negocios.

 

 

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu email no será publicado.