Desde hace cinco años, y desde que me topé con este post de Christine Kane, elijo cada diciembre una palabra que guiará mis acciones y decisiones en el nuevo año.

El primer año mi palabra fue “Expansión” y fue un año muy expansivo. En 2015 mi palabra fue “Libertad” y muchas de mis decisiones estuvieron enfocadas en la automatización y sistematización de procesos en mi negocio para liberar tiempo, y en lo personal, me centré en liberar creencias limitantes y otras ataduras 😉

En 2016 elegí tres palabras. Te las cuento aquí. Y sí, mi año también estuvo marcado por ellas.

En 2017 mi palabra fue, una vez más, Libertad. Y ha sido un año increíblemente liberador, en el que he soltado muchas de las creencias y hábitos que hasta hace muy poco me impedían crecer más.

Elegir una palabra que defina tu año es un ejercicio muy poderoso y una alternativa a las típicas resoluciones de Año Nuevo que nadie cumple y que en realidad no funcionan.

Por qué no funcionan las resoluciones de Año Nuevo

Básicamente, la tesis de Christine Kane es que las resoluciones de Año Nuevo no funcionan porque se centran en el hacer. La ecuación sería hacer-tener-ser: por ejemplo, quiero perder peso (hacer) para tener una mejor autoestima y ser más segura de mí misma.

Pero, si te centras en el hacer, a nivel del ser te encontrarás con una cantidad de obstáculos que se volverán en tu contra.

Mucho mejor es empezar por el ser e invertir la ecuación: ser-hacer-tener.

Sólo así se consiguen cambios duraderos y profundos. Para conseguirlo, Christine propone elegir una palabra que te guíe e inspire tus acciones durante todo el año. De esta forma, te aseguras de estar actuando siempre desde el ser.

En su artículo, Christine incluye una larga lista de palabras y recomienda dejar que la palabra te elija a ti y no al revés 🙂 Según la autora, la palabra en la que necesitas enfocarte te llamará la atención de una manera muy poderosa, más allá de toda lógica. Y puedo decirte que siempre ha sido así para mí.

Tres palabras en lugar de una sola

En 2016, siguiendo una propuesta de Chris Brogan, elegí tres palabras en lugar de una sola.

La explicación de Chris sobre por qué elige tres palabras en lugar de sólo una tiene para mí bastante sentido. La idea es que las tres palabras forman un triángulo en el que cada una se alimenta de las otras y, a la vez, siguen teniendo sentido por separado.

Elegir tres palabras te permite profundizar un poco más en lo que quieres conseguir durante el año.

Así fue para mí en 2016. Mis palabras fueron: Plan – Valor – Disfrute. Y verdaderamente mi año estuvo marcado por esas tres palabras.

En 2017 volví a elegir una sola palabra, simplemente porque me nació hacerlo así. Te invito a que lo hagas de la forma como lo sientas mejor 🙂

Ahora tú

¿Cuáles van a ser tus palabras o tu palabra para el nuevo año?

Para ayudarte a elegirlas, he preparado una plantilla en PDF con una lista de palabras que pueden servirte de punto de partida, así como algunos ejercicios para invitarte a profundizar en ellas. Desde luego, puedes agregar tus propias palabras. Te invito a descargarla como un regalo de fin de año para ti.

Deja tu nombre y tu mejor email para que puedas descargar la plantilla, y además de poder descargarla de inmediato recibirás también mi newsletter con información exclusiva para suscriptores y muchísima inspiración 🙂

Contenido Protegido

Deja tu nombre y tu email y tendrás acceso instantáneo

¡Muchas gracias! Descarga la plantilla aquí.

 

Me encantaría que me dejaras un comentario contándome qué te parece esta propuesta, y si has hecho este ejercicio con anterioridad. Me encantará leerte!

¡Te deseo un 2018 lleno de sueños cumplidos y momentos inolvidables!

Deja tu comentario

Deja un comentario