Mi palabra para 2015: Libertad

¿Qué palabra definirá tu 2015?

Hace ya unas cuantas semanas (el año pasado, je 😉 ) que os propuse elegir una única palabra que definiera vuestro 2015. Os contaba lo enriquecedor que fue para mí hacer este ejercicio el año pasado y cómo me ayudó a conseguir mis objetivos. Si aún no lo habéis hecho, os aconsejo que vayáis corriendo al post, descarguéis el imprimible y elijáis vuestra palabra para 2015 pero ya 🙂

En 2014 mi palabra fue EXPANSIÓN.

Este año, la palabra que me ha elegido es LIBERTAD.

La verdad es que me sorprendió un poco que entre tantas palabras hubiese salido esta en particular. Es cierto que la libertad es muy importante para mí. Fue precisamente buscando la libertad de generar ingresos con mis propios horarios que me inicié en el mundo del marketing online. Quería ser libre de dedicar mi tiempo a las cosas realmente importantes (como, en ese momento, mi primer bebé). Y ahora me dedico a ayudar a mis clientes a alcanzar esa misma libertad.

La libertad ya está presente en mi vida, de muchas formas distintas. ¿Por qué entonces trabajar esta palabra y no cualquier otra?

Estuve a punto de descartarla y elegir otra palabra, pero decidí confiar en mi instinto y quedarme con ella. Ahora, algunas semanas después, me doy cuenta de que esta es la palabra perfecta para mí en estos momentos.

A fin de cuentas, la libertad tiene muchos matices, y siempre se puede profundizar en ella.

  • Este año, quiero ser libre de dejar ir aquellas situaciones, personas o cosas que en lugar de sumar a mi vida y hacerla más expansiva, la empequeñecen y reducen
  • Quiero ser libre de elegir conscientemente mis estados de ánimo, de no permitir que sean las situaciones las que controlen cómo me siento
  • Quiero ser libre de decir no cuando quiero decir no
  • Quiero seguir ejerciendo mi libertad de expresarme, de llamar a las cosas por su nombre y de decir lo que pienso, aunque no sea lo que los demás quieran escuchar, y respetar el derecho de los demás de hacer lo mismo.

Y aquí no puedo dejar de pensar en los recientes sucesos de Francia con el atentado de Charlie Hebdo. Lo que ha pasado es terrible, pero a la hora de llevarlo al terreno personal, me pregunto hasta qué punto somos capaces de ejercer esa libertad de expresarnos y al mismo tiempo respetar la libertad de los demás de hacer lo mismo, aunque no estemos de acuerdo. Me refiero a los hechos cotidianos, al día a día. Porque no se trata sólo de ser libres, sino de respetar esa misma libertad en los demás.

La palabra libertad tiene muchos matices, y este año voy a estar explorándolos.

¿Y tú? ¿Qué palabra has elegido, y por qué? No olvides dejar tu comentario!

Nota: el gráfico que acompaña este post lo hice con esta herramienta online gratuita. ¿A que quedó genial?

Deja tu comentario