Comprométete con tu proyecto (o ahórrate las molestias)

Comprométete o no hagas nada

¿Qué estás dispuesto a hacer para sacar adelante tu proyecto?

Suelo hacer esta pregunta a las personas que me contactan para que las ayude. Las respuestas son muy variadas, pero me dan una idea muy clara acerca del nivel de compromiso que tiene cada quien, primero consigo mismo, y en segundo lugar, con su proyecto.

¿Qué estás dispuesto a hacer tú?

Algunas personas se asustan un poco ante esta pregunta. Una cuantas comienzan respondiendo en negativo: no estoy dispuesto a sacrificar el tiempo que paso con mis hijos, por ejemplo. O no estoy dispuesto a dejar de dormir. 🙂

Y es que no se trata de eso. No se trata de «sacrificarlo todo» por tu proyecto. Nadie ha dicho que haya que dejar de vivir y de disfrutar la vida por querer sacar algo adelante. En absoluto. Estos miedos afloran cuando nos centramos en la forma, más que en el fondo. Por ejemplo:

Supongamos que quieres llevar tu negocio de coaching a internet: esa es la forma. Pero ¿por qué quieres hacerlo?

  • ¿Para tener más libertad?
  • ¿Para llevar tu mensaje a más personas?
  • ¿Para transformar más vidas?
  • ¿Para tener más ingresos?

Esos son tus verdaderos objetivos. Si amplías tu negocio y terminas convirtiéndote en un esclavo (porque estás todo el día ante el ordenador), no estás consiguiendo tus verdaderos objetivos. Todo lo contrario: te estás alejando de ellos.

A lo mejor basta con cambiar un poco la estrategia, o con ofrecer tus servicios de una manera distinta. A lo mejor la visión inicial que habías tenido para tu negocio no es la que te va a dar los frutos. No pasa nada. Se introducen los cambios necesarios, y se sigue hacia adelante.

Si te centras demasiado en la forma, puedes perder el fondo. Porque puedes acabar empeñado en que las cosas funcionen de una manera determinada y a lo mejor el camino es otro.

Comprométete con tus verdaderos objetivos. Comprométete a fondo con los resultados que quieres conseguir.

¿Qué estás dispuesto a hacer para alcanzar esos resultados?

  • ¿Estás dispuesto a dedicarle horas? Y si tienes poco tiempo, ¿estás dispuesto a dejar de lado las actividades que te aportan poco (como la tele) para dedicar ese tiempo a tu proyecto?
  • ¿Estás dispuesto a cambiar de dirección las veces que haga falta?
  • ¿Estás dispuesto a invertir en tu negocio?
  • ¿Estás dispuesto a buscar ayuda de primer nivel?
  • ¿Estás dispuesto a hacer todo lo que esté en tus manos?

Si no estás dispuesto a todo ello, no vale la pena ni que te molestes en empezar. Porque te va a ser muy difícil alcanzar tus metas.

Emprender, o llevar tu negocio a internet, no tiene por qué ser un camino arduo y difícil, pero sí largo y exigente. Tendrás que doblarte las mangas y ponerte a trabajar. Habrá momentos en los que no conseguirás los resultados que deseas. Y en esos momentos, tu férreo compromiso contigo mismo y con  tus objetivos será el timón que te llevará hacia adelante.

Y lo conseguirás. Dalo por hecho.

Si te ha gustado este post, ¿lo compartirías con un amigo? Gracias 🙂

Deja tu comentario