Por qué tu negocio debería ser una expresión auténtica de la persona que eres

autenticidad y negocios

Autenticidad y negocios

Hace unos cuantos meses, casi un año, estaba dando un webinar de algún tema de marketing o estrategia y de pronto me di cuenta de que no estaba hablando como yo.

Me puse a observarme mientras hablaba y descubrí, con gran sorpresa, que el tema del que estaba hablando me importaba tres pepinos. Que las palabras que usaba no eran mías. Que esa no era yo.

Fue una sorpresa mayúscula, porque eso es lo que llevaba haciendo durante años: enseñar sobre marketing digital. Si ahora resultaba que ese tema ya no era de mi interés, ¿qué carrizo iba a hacer ahora?

Todo eso me pasaba por la cabeza mientras diligentemente continuaba entregando el contenido que había prometido a los asistentes al webinar. A fin de cuentas tenía un compromiso, e iba a cumplirlo. Pero cuando todo terminó y pude pensar con más claridad, entré en pánico.

Mi punto de quiebre

Ese fue el comienzo de un proceso interesantísimo (aunque no siempre fácil) que he vivido a lo largo de 2016, con la ayuda de mis coaches y mentoras y de mi tribu en la red. Un proceso fascinante que me ha llevado a desechar un montón de cosas que ya no me servían y a abrirme a lo que realmente quiero hacer. Y me doy cuenta de que lo que quiero hacer es bastante más ambicioso de lo que me había planteado originalmente, cuando empecé 🙂

Quiero continuar ayudando a los agentes de transformación a ser más visibles para que puedan transformar más vidas, pero no sólo a través de estrategias y marketing, aunque esto forma parte del conjunto. Quiero ayudarles a superar las creencias limitantes que todos tenemos en mayor o menor medida y que pueden estar interponiéndose a la hora de alcanzar esa visibilidad.

Mi misión es ayudarles a que se conviertan en la versión más grande de ellos mismos, en los verdaderos líderes que pueden llegar a ser, porque desde allí podrán ayudar mucho más.

No fue fácil llegar a esta conclusión. Me llevó unos cuantos meses 🙂 En realidad lo sabía desde antes, pero me daba miedo, me entraban mil dudas, en fin, esas cosas que nos pasan a todos.

Y ahora viene mi pregunta para ti.

¿Tu negocio es una expresión auténtica de la persona que eres?

¿Te identificas plenamente con tu misión? ¿Todo lo que haces en tu negocio parte del corazón? ¿Estás verdaderamente presente en todo lo que dices y haces?

Si la respuesta es sí, ¡enhorabuena! Tienes el ingrediente más importante para el éxito. Sigue adelante y seguro que consigues todo lo que te propongas. Puede que tengas que introducir algún cambio aquí y allá, o variar tu estrategia, pero estas son cosas accesorias y que se aprenden. Lo más importante está 🙂

Y, si la respuesta es no, te invito a que explores un poco más qué puede estar pasando, y a que te tomes el tiempo de escucharte a ti mismo.

Muchas veces escuchamos más a los demás que lo que nos escuchamos a nosotros mismos, pero en realidad nadie puede conocer mejor que tú lo que realmente quieres hacer, lo que te mueve. Nadie puede saber mejor que tú cuál es el mensaje que está en tu corazón queriendo salir.

Las técnicas y estrategias sólo funcionan si están en sintonía contigo, con tu marca personal, con tu público y con tu mensaje. Si no es así, no te sirven, por más que las hayas aprendido de un súper gurú.

Y esta puede ser la raíz del problema. Puede que estés prestando demasiada atención a lo de afuera en lugar de ver lo que llevas dentro. 

Te invito a pensar en ello estos días. Y te invito también a dejar tu comentario contándome si esto te resuena de alguna forma, si te identificas, y qué vas a hacer al respecto. Conversemos 🙂

 

Deja tu comentario