5 razones para trasnochar menos y dormir más

5 razones para trasnochar menos y dormir más

5 razones para trasnochar menos y dormir más

¿Sufres del síndrome del trasnochador?

Yo lo sufrí bastante, sobre todo cuando mis niños eran bebés y sólo podía disfrutar de unos momentos de tranquilidad por la noche mientras dormían. Era entonces cuando me ponía a trabajar, porque durante el día era imposible. Las mamás emprendedoras saben de lo que hablo 😉

Pues bien, después de haberme quitado muchas horas de sueño para poder trabajar, me doy cuenta de nunca es una buena idea anteponer el trabajo a tu propio bienestar personal. 

Es verdad que hay veces que no queda otro remedio, eso lo entiendo porque yo lo viví. Cuando tenía bebés no podía dejar de trabajar del todo, y la verdad es que tampoco quería dejar de hacerlo.

Pero, quizás me hubiese podido organizar de otra forma, quizás hubiese podido pedir más ayuda, por ejemplo. En aquella época me costaba mucho pedir ayuda, tenía el síndrome de «yo solita» 😉 Yo solita tengo que poder con todo. Quizá tú también te sientas así. Pero, ¿sabes qué? No es verdad. No estamos aquí para hacerlo todo solos. Nadie espera que lo hagas todo solo.

Pedir ayuda es muchas veces lo más sano y lo más sabio que podemos hacer.

Dicho esto, aquí tienes 4 razones para considerar pedir más ayuda, trasnochar menos y dormir más:

  1. Necesitas que tu energía esté a tope si quieres conseguir los mejores resultados. Sobre todo si eres agente de transformación. Es imprescindible que cuides tu energía, de otra forma no puedes estar lo suficientemente presente en tu trabajo y en tu vida.
  2. Cuando estás descansado y con la mente despejada, las ideas fluyen mucho más fácilmente, encuentras soluciones a problemas que antes te parecía imposible resolver, descubres vías alternativas, recibes inspiración. Trabajar desde ese lugar te va a permitir conseguir mejores resultados con más facilidad.
  3. Como agente de transformación, tú eres tu producto. Quieres que tu producto tenga la mejor calidad posible, ¿cierto? No puedes ayudar igual si no duermes lo suficiente.
  4. Hay cosas que no deberían ser negociables para nosotros, y la primera es nuestro propio cuidado. Alimentarnos bien, descansar lo suficiente, disfrutar de momentos de ocio, cuidar nuestra salud, hacer ejercicio… todas estas son cosas que deberían estar al principio de nuestra lista de prioridades. Si tienes que sacrificarlas para poder trabajar, es hora de replantearte cómo te estás organizando.

No puedes hacer crecer un negocio a expensas de ti. No puedes sacrificarte, porque a la larga te pasará factura. Así que no más trabajar hasta altas horas de la noche, salvo como una excepción 🙂 Lo primero es siempre tu bienestar y tu salud.

Si este post te ha resultado útil, lo compartirías?

Gracias 🙂

Deja tu comentario