3 maneras de conseguir visibilidad que NO quieres usar

3 maneras de conseguir visibilidad que no quieres usar

3 maneras de conseguir visibilidad que no quieres usar

Todos queremos ser más visibles y destacar en la red, eso está claro.

Pero no a cualquier precio.

Con tantas distracciones que hay online, con tantísima gente usando las redes sociales, con esa inmensa cantidad de información a la que somos expuestos cada minuto de cada día… pues es muy fácil pasar desapercibidos.

Y hay quien pueda caer en la tentación de acudir a ciertas estratagemas poco éticas para conseguir destacar aunque sea un poquito.

No lo hagas.

No te ensucies de esa forma.

Aunque algunas de estas estratagemas puedan tener resultados rápidos, aunque de pronto te infles de likes y comentarios y durante unas horas o unos días te sientas como el chico popular del patio del recreo… estas estratagemas no son más que truquillos baratos que terminan jugando en tu contra.

Muy en tu contra.

Bueno, depende.

Si lo que buscas es fama y fortuna, o fama sin más, puede que te compense. Pero no creo que ese sea el caso, porque no estarías leyendo este blog.

En cambio si eres un agente de transformación a quien le apasiona su trabajo, con una genuina vocación de servicio, y que quiere vivir bien de ayudar a los demás, entonces usar esos truquillos baratos te puede costar caro.

Por ejemplo:

1. Hablar mal de otras personas que se dedican a temas afines a los tuyos.

Este es un clásico.

Hay quien lo hace usando nombres y apellidos, hay quien no nombra directamente a su adversario, pero en todo caso se trata de «ellos» versus «yo». Ellos que lo hacen tan mal. Ellos que son incompetentes. Ellos que son estafadores, engañabobos, que no tienen «títulos», tú me entiendes. Versus «yo que lo hago tan bien y soy tan genial».

No hables mal de los demás para hablar bien de ti. No necesitas ese pretexto. Habla bien de ti, punto.

Céntrate en lo que tú ofreces, en lo que sabes hacer, en el valor de tu trabajo. Tu quieres que tus clientes te elijan a ti por ti, porque tú eres bueno, no porque los demás son malos y tú eres la última opción!

2. Copiar lo que hacen las figuras relevantes de tu nicho para venderlo más barato

Esta es muy triste. Ya sé que tú no lo harías nunca, porque de otra forma no estarías leyendo este blog, pero aún así quise incluir esta estratagema porque es más frecuente de lo que podemos pensar. Y es triste. Muy triste. Es triste que una persona tenga tan poca confianza en sí misma y que se valore tan poco como para copiar lo que ya está hecho. Y peor aún, buscar las migajas del mercado vendiéndolo barato. No, no, no.

Vale, es cierto que todo está hecho ya, pero siempre puedes aportar un nuevo punto de vista, un nuevo enfoque, una nueva forma de hacer las cosas.

Todo está hecho, sí, pero no de la forma como TÚ lo harías. Así que ponte manos a la obra y dedícate a crear en lugar de copiar. Si quieres que tu audiencia te respete, empieza por respetarte tú.

3. Hablar de lo que no conoces

Esta está muy relacionada con la primera, pero merece su propio apartado porque muchas personas se dejan llevar por lo que han leído por ahí o por lo que les han comentado o por lo que «todo el mundo dice…» y aceptan opiniones o puntos de vista ajenos como si fueran propios, sin haber tenido una experiencia de primera mano.

Recuerda: como agente de transformación, eres un líder. Y como líder, no puedes darte el lujo de hablar por hablar. Tienes una responsabilidad. La gente te escucha, confía en ti. No les defraudes hablando de lo que no conoces. Y eso pasa por no compartir noticias que no hayas contrastado previamente. Sé responsable. Aunque todo el mundo esté hablando de ello, no entres al ruedo sin contar con toda la información.

Y ahora me encantaría conocer tu opinión. ¿Hay alguna estratagema que no haya nombrado aquí y que NO quieras usar para hacerte visible? Deja tu comentario y conversemos 🙂

Deja tu comentario