2 decisiones y 4 acciones que me permiten disfrutar del verano sin que se detenga mi negocio online

Negocios online en verano

Negocios online en verano

Dentro de un mes me voy de vacaciones 🙂

Hace unos años, irme de vacaciones suponía un estrés adicional, porque, al no estar trabajando con la misma intensidad, inevitablemente los ingresos bajaban. Pareciera que la vida se detiene en verano, pero seguimos teniendo las mismas necesidades, los mismos gastos. ¿Cómo hacer para que nuestros ingresos no bajen de una forma tan dramática en esta época? ¿Es posible disfrutar de unas merecidas vacaciones cuando tienes un negocio online y eres tu propio jefe?

Yo te digo que sí que es posible, con un poco de organización. Y quiero compartir contigo las dos decisiones importantes que tomé hace un tiempo, gracias a las cuales he podido bajar mi ritmo de trabajo mientras aumentaban mis ingresos, y gracias a las cuales irme de vacaciones ya no es un drama para mí 🙂

La primera decisión

La primera decisión que tomé fue una de esas que dan mucho miedo. De esas que te hacen salir de tu zona de confort. De esas que se sienten como que estás a punto de tirarte de cabeza por un precipicio.

Esa decisión fue cambiar de nicho.

Sí, no fue una decisión fácil. Me sentía cómoda en mi antiguo nicho. Tan cómoda, que me había estancado. No sólo no estaba creciendo, sino que, desde esa posición, era imposible para mí ayudar a mis clientes a “ir a más”. Porque yo misma no lo estaba haciendo.

Cambiar de nicho supuso un riesgo. Supuso dejar atrás lo conocido y lanzarme por ese precipicio incierto. Pero tiempo después me doy cuenta de que fue una excelente decisión. Cambiarme de nicho me ha permitido crecer en formas que nunca me habría imaginado de no haber dado el paso. Me ha permitido trabajar con personas tan dispuestas a arriesgarse como yo misma, por lo que sus resultados han sido espectaculares. Y me ha permitido valorar más mi trabajo y subir mis precios.

En mi nuevo nicho, el verano no es excusa para no seguir creciendo. Por esa razón mis ventas no se ven afectadas durante estos meses.

La segunda decisión

La segunda decisión que tomé fue tomarme en serio.

Esto es un negocio. Hay cosas que hay que hacer sí o sí. Y una de ellas es planificar, planificar y planificar.

No soy una persona organizada por naturaleza. Me ha costado mucho aprender a planificar. En la anterior etapa de mi negocio solía moverme mucho por inercia, apagando fuegos, improvisando en el camino. Ahora me sigue gustando mucho improvisar, y lo hago (muchas de mis mejores ideas han sido improvisadas), pero con un plan detrás y siempre preguntándome primero si esa improvisación contribuye con mi plan o lo sabotea.

Dentro de esta planificación, entra también el delegar tareas.

Esto tampoco se me ha dado de manera natural. Tiendo a ser muy autosuficiente, pero en el sentido negativo de la palabra. A mí me gusta hacer las cosas yo. De alguna manera, me hace sentir “en control”. Pero he aprendido que es imposible crecer de manera significativa sin delegar aquellas tareas en las que no somos especialmente hábiles o que nos llevan mucho tiempo, o que simplemente nos desagradan. Delegar te permite liberar tiempo que puedes usar para aquellas actividades de tu negocio que realmente te ayudan a avanzar, a aumentar tus ventas, a conseguir más clientes.

También te permite irte de vacaciones sabiendo que lo dejas todo en buenas manos 🙂

5 acciones que puedes tomar

Aquí tienes 4 acciones concretas que tú puedes tomar ahora para ayudarte a planificar tus vacaciones sin que tu negocio se detenga:

  1. Crea un calendario editorial para tu blog, tu boletín y tus redes sociales. Usa herramientas como Hootsuite y CoSchedule para dejar programadas las entradas de tu blog y las publicaciones en Facebook, Twitter, Linkedin y otras redes sociales relevantes para tu nicho. Deja tus boletines escritos y programados para enviarse en la fecha y hora que decidas. Herramientas como Aweber y Mailchimp te permiten hacer eso y mucho más.
  2. Avisa a tus clientes de que vas a estar fuera, por si necesitaran ponerse en contacto contigo.
  3. Delega todo lo que puedas. Un asistente virtual puede ayudarte con las tareas que no tienes que realizar tú mismo, como atención al cliente, redes sociales, etc.
  4. Crea un paquete con productos digitales que ya tengas hechos, como un curso online, un pack de ebooks, etc., y haz una promoción especial de verano por tiempo limitado. Eso te ayudará a impulsar las ventas en esta época en la que muchas personas están pensando sólo en irse de vacaciones. Si automatizas tanto la promoción como el proceso de venta, no hará falta que participes salvo para responder las dudas de tus clientes si las hubiera (y eso lo puedes delegar). De esta forma las ventas pueden seguir llegando mientras tú estás cómodamente dormitando bajo la sombra de una palmera 😉

arrow

Aquí tienes un checklist imprimible en PDF para ayudarte a organizar tu negocio online de cara a las vacaciones.

Te adelanto también que muy pronto sabrás mucho más de este tema. Pronto te daré más detalles, de momento te invito a leer este post como abreboca... 😉

Deja tu comentario